BEASAINGO PAPERAK

Año de publicación: 1997
Número de la colección: 6
Autor: Martin Mendizabal

En un año tan especial como este 1997, en el que celebramos el 400 aniversario del martirio de San Martín de Loinatz, el tema del presente monográfico no podía ser otro que el de la vida y obra de el patrón de Beasain.

Ya es hora de dar por superada la época calamitosa de que el santo podía ser de dos provincias y tres pueblos. La verdad suele ser rebelde ante las manipulaciones y se venga siempre de quien no la acepta. Los datos auténticos tienen la propiedad de ser coherentes y de complementarse a medida que van siendo conocidos; y, por mucho que se multipliquen, la lógica termina por integrarlos de modo convincente. La falacia únicamente puede manipular lo conocido, pero carece de defensas ante los datos imprevistos, que terminan por dejar en evidencia al falsificador y en ridículo sus invenciones. De los errores hay que admitir que son humanos, pero detectables, porque nacen chocando con los datos auténticos, a medida que se multiplican las noticias genuinas, van quedando inconexos y como quistes aislados en un cuerpo sano. Quien se nutra de errores congénitos (producidos por fallo humano) está abocado al chasco y quien fomente los congeniados (amañados para que parezcan verdad) está abocado al descrédito.

En una vida de tantas documentadas, como la de san Martín (su niñez, sus compañeros de latín y de universidad, sus matrículas, su paso a franciscano, su renuncia antes de profesar, su vuelta a la universidad tras la ordenación, de donde marchó para embarcarse en Sevilla...) era de esperar que la declaración de su rincón natal estuviera de acuerdo con los pasos de su propia vida; y, por el contrario, era absurdo pretender que diera la razón a las biografías que, ante la imposibilidad de armonizar las fuentes utilizadas, habían optado por prescindir de su época de seglar y de fraile en España.

Estos errores, congénitos para algunos y congeniados para otros, han sido la causa de que el santo se haya visto despachado de su pueblo y casa; y desprovisto de sus verdaderos padres, hermanos y familia; y sin compañeros de estudio, en su tierra y en la universidad; en una palabra, privado de su vida seglar y de fraile estudiante en Castilla y de profesor en tierras de misión. Y la consecuencia de ello no podía ser más lamentable: era tampoco lo que podía decirse de él, que una frase irónica de nuestro maestro de novicios reflejaba perdectamente la suerte de este santo en Euskadi y en la orden franciscana: ¡lo importante de San Martín es la cuna, su vida no vale la pena y sobra!

Ya va siendo hora de que se le haga justicia y de que los escritos se dirijan a desvelar en lo posible al hombre de carne y hueso, que nació en un caserío y tuvo padres y hermanos y tíos y vecinos, que vivieron en un ambiente rural y religioso; y como niño tuvo sus obligaciones en la escuela y en la catequesis; y como aspirante a cura tuvo que estudiar en Guipúzcoa varios cursos, de suerte que pudiera ingresar en la universidad, y, tras matricularse allí, compartir las enseñanzas con sus condiscípulos y examinarse al fin de cada curso; y como fraile tuvo su noviciado, su profesión, sus estudios, su ambiente religioso; y como profesor en tierras de misión tuvo que impartir materias a sus discípulos y como misionero predicar el evangelio y arrastrar las hostilidades que le llevaron al martirio.

Para desarrollar estos aspectos había datos suficientes, si, en vez de enconarse en la polémica, hubieran sido rigurosos con los biógrafos y si, en vez de utilizar fobias y filias y proclamar críticamente los "creíbles por veraces" y los "proscritos por falaces", se hubieran encarado con cada autor y hubieran desechado todo lo no demostrado y todo lo contradicho por documentos existentes en los archivos. De haber procedido así, es seguro que algunos biógrafos hubieran tenido menos seguidores y otros se hubieran visto rehabilitados. Y entonces los 30 años y medio que vivió san Martín no serían reducibles, como de costumbre, a un par de páginas y la mayor parte de ellas a ponerlo de mártir "porque sí", sino que la mayor parte de su historia tendría lugar antes de salir de España y antes de su llegada a Japón.

Es verdad que se conocían pocos escritos del santo y era temerario juzgarle por ellos. A este respecto hoy tenemos la fortuna de contar con la edición crítica de José Luis Alvarez-Taladriz, quien, además de haber aportado -sin proponérselo- el dato clave para superar definitivamente el contencioso sobre el origen del santo, ha hallado con su diligencia tres copias de la primera Relación y otras tantas de la segunda y recompuesto pacientemente el "texto" de las dos Relaciones - más de 100 páginas del libro- "tal" y como las escribió nuestro paisano meses antes de su martirio. Gracias a ellas podemos conocer algunas de las reacciones de nuestro protagonista ante los problemas que le tocó vivir, su modo de razonar, su criterio y decisiones como hombre, como religioso y como misionero.

Propósito de este libro

La pretensión de esta biografía es dar a conocer a san Martín a través de datos fidedignos de personas que le conocieron y reconstruir en lo posible sus rasgos personales y el ambiente en que nació, creció y se desarrolló de niño, de estudiante y de seminarista de "prima tonsura"; y, tras tomar el hábito, su vida de fraile com novicio, como teólogo y como profesor; y finalmente como misionero y mártir.

Como no murió sólo y fueron 26 los martirizados por idénticos motivos, es obvio que se reseñe lo que se conoce de ellos y se les conmemore en su IV centenario.

Su beatificación y canonización fueron importantes por el proceso que les precedió y por su proclamación oficial como cristianos heroicos y modelos para los seguidores de Cristo. Pero en realidad nada nuevo añadieron a lo que ellos vivieron y no vale la pena de detenerse mucho en ambos acontecimientos de su glorificación.

Precio de venta

1. Para los habitantes empadronados en Beasain es de 3,50 €
2. Para aquellos que no estén empadronados en Beasain es de 8 €

Modo de obtención

1. En el Ayuntamiento de Beasain, en el Departamento de Cultura pagando el importe establecido

2. Mandando una petición escrita al Ayuntamiento de Beasain, pagando el importe del libro y su transporte correspondiente.

Beasaingo Udala
Kultura Saila
Loinazko San Martin plaza, z/g
20200 Beasain

Descarga en formato PDF

pdf 1997 Gipuzkoar ezezaguna - bilingüe (30.37 MB)